Sábado, 26 Septiembre 2020

SECRETARIO DEL PAPA FRANCISCO HABLA FUERTE CONTRA LOS OBISPOS Y SACERDOTES MIEDOSOS QUE PRIMERO HACEN CASO A LOS HOMBRES POR EL COVID-19 ANTES QUE A DIOS

Secretario del Papa advierte: la gente abandonará la Iglesia si la Iglesia les abandona en la epidemia.

El padre Yoannis Lahzi Gaid, secretario del Papa Francisco, advierte en una carta revelada por Crux del peligro de que el pueblo de Dios perciba que la Iglesia les ha abandonado en este difícil tiempo de prueba y, a su vez, abandone la Iglesia para siempre.

“En la epidemia de miedo que estamos todos viviendo debido a la pandemia del coronavirus, corremos el riesgo de comportarnos más como mercenarios que como pastores”, advierte el padre Yoannis Lahzi Gaid, secretario personal de Francisco, en una carta fechada el 13 de marzo en la que urge a llevar los sacramentos a los fieles en este tiempo de necesidad, publica Crux.

“Creo que ciertamente la gente abandonará la Iglesia cuando esta pesadilla haya terminado, porque la Iglesia les ha abandonado cuando ellos estaban necesitados”, alerta Gaid.

Gaid, quien ha confirmado que la carta transmite sus pensamientos personales y que no está reflejando necesariamente los pensamientos del Pontífice, recuerda el episodio de la tradición en el que San Pedro, en medio de la persecución que sufre la naciente Iglesia bajo la tiranía de Nerón, se dispone a huir de Roma y en el camino se tropieza con Jesús, que le dice que va a la ciudad a ser de nuevo crucificado. Esta aparición mueve al primer Papa a rectificar y a volver para ser martirizado con sus hermanos.

El padre Yoannis Lahzi Gaid, secretario del Papa Francisco, advierte en una carta revelada por Crux del peligro de que el pueblo de Dios perciba que la Iglesia les ha abandonado en este difícil tiempo de prueba y, a su vez, abandone la Iglesia para siempre.

“En la epidemia de miedo que estamos todos viviendo debido a la pandemia del coronavirus, corremos el riesgo de comportarnos más como mercenarios que como pastores”, advierte el padre Yoannis Lahzi Gaid, secretario personal de Francisco, en una carta fechada el 13 de marzo en la que urge a llevar los sacramentos a los fieles en este tiempo de necesidad, publica Crux.

“Creo que ciertamente la gente abandonará la Iglesia cuando esta pesadilla haya terminado, porque la Iglesia les ha abandonado cuando ellos estaban necesitados”, alerta Gaid.

Gaid, quien ha confirmado que la carta transmite sus pensamientos personales y que no está reflejando necesariamente los pensamientos del Pontífice, recuerda el episodio de la tradición en el que San Pedro, en medio de la persecución que sufre la naciente Iglesia bajo la tiranía de Nerón, se dispone a huir de Roma y en el camino se tropieza con Jesús, que le dice que va a la ciudad a ser de nuevo crucificado. Esta aparición mueve al primer Papa a rectificar y a volver para ser martirizado con sus hermanos.

“Humanamente hablando, Pedro tenía todo el derecho del mundo a huir para salvar su vida de la persecución y quizá establecer otras comunidades y otras iglesias”, dice la carta. “Pero en realidad estaba actuando según la lógica del mundo, como Satanás; es decir, pensando como los hombres y no como Dios”.

“Pensamos en todas las almas que tienen miedo y se quedan solas porque nosotros, sus pastores, seguimos instrucciones del poder secular, lo que está bien y es claramente necesario en este momento para evitar contagios”, dice. Pero añade que, al hacerlo, los sacerdotes corren el riesgo de “dar de lado las instrucciones divinas, lo que es un pecado”.

“Estamos pensando como los hombres, no como Dios”, insiste.

“Estamos entre los asustados y no entre los médicos, enfermeras, voluntarios y padres de familia que están en primera línea de fuego”, se lamenta. Y aconseja, refiriéndose a los laicos, lo que ya ha afirmado el Papa: “Deben saber que pueden correr en cualquier momento y refugiarse en sus iglesias y parroquias y ser allí bien recibidos”, resaltando que la Iglesia debe ser el “número gratuito” al que puede llamar cualquiera “para hallar consuelo, para pedir confesión, para recibir la comunión, o para pedir oraciones por los seres queridos”.

Gaid urge a los sacerdotes a no permanecer como “espectadores” a medida que avanza la pandemia, sino a aumentar las visitas a los hogares, tomando las precauciones necesarias. “De otro modo, se estarán llevando a los hogares pizzas y hamburguesas pero no comunión para quienes la necesitan porque son ancianos o están enfermos. Supermercados, quioscos y estancos permanecerán abiertos, pero no las iglesias, recuerda. Y reconoce que esos servicios cubren necesidades materiales valiosas, “pero nosotros tenemos que hacer lo mismo por las almas”.