Martes, 27 Octubre 2020

QUE DIOS SE APIADE DEL OBISPO CASTILLO

 
Por Pepe Galep,
 
Está rompiendo y quebrando tradiciones peruanas, costumbres y sentimientos religiosos y de peruanidad.

Primero, dejó de lado la "Marcha por la Vida" porque alguien se había apropiado del nombre y nos dejaron sin marcha antes de la pandemia.

Ahora en pandemia, las razones para también dejarnos sin procesión, aunque sea con movil, calza con su justificación del cierre de las parroquias en la diócesis de Lima.

De tal manera, si ud considera que ud es el acertado y los fieles católicos, en su inmensa mayoría, somos los equivocados, tan igual que otros Obispos que sí han abierto las parroquias en sus jurisdicciones, que Dios le perdone por su rebeldía a la Verdad de Dios.