Miércoles, 05 Agosto 2020

TRIBUNAL DE SEGUNDA INSTANCIA DE BRASIL DECIDIÓ POR UNANIMIDAD MANTENER LA CONDENA CONTRA EL EXPRESIDENTE BRASILEÑO LULA DA SILVA

La decisión fue tomada por el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, en Porto Alegre, que rechazó recursos presentados por la defensa del expresidente brasileño

Un tribunal de segunda instancia decidió  por unanimidad mantener la condena contra el expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), a 17 años, un mes y diez días de prisión por corrupción y lavado de dinero en el caso vinculado a una casa de campo en la ciudad de Atibaia, interior del estado de Sao Paulo (sureste).

La decisión fue tomada por el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4), en la sureña ciudad de Porto Alegre, que rechazó los embargos presentados por la defensa del fundador del Partido de los Trabajadores (PT) contra la sentencia, destacó Xinhua.

Estos embargos eran parte de unos recursos de queja ante el tribunal de segunda instancia que en noviembre pasado había condenado a 17 años de prisión a Lula, al confirmar una sentencia de primera instancia de la jueza Gabriela Hardt, de la ciudad de Curitiba, encargada de procesos vinculados a la operación anticorrupción Lava Jato.

 
Hardt fue la encargada de finalizar el juicio en primera instancia luego de que el caso fuera llevado inicialmente por el entonces juez Sergio Moro, quien luego fue ministro de Justicia del presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

La causa tiene que ver con la acusación de la fiscalía de la Operación Lava Jato de que Lula habría recibido beneficios de empresas constructoras en una casa de campo propiedad de un amigo que habitualmente visitaba con su familia, en la ciudad de Atibaia, interior del estado de Sao Paulo, a partir de 2011.

Según la sentencia, empresas constructoras como Odebrecht y OAS hicieron reformas correctivas en la casa de campo como contrapartida a beneficios en contratos de varios años antes en la compañía petrolera estatal Petrobras.

La defensa de Lula calificó esta decisión de la Corte de Porto Alegre de "injusta y arbitraria", adjudicando parcialidad al juez instructor, Moro, y a la fiscalía, según dijo el abogado Cristiano Zanin Martins.

 
La sentencia puede ser apelada ante las máximas cortes del país.

Esta es la segunda sentencia de prisión a Lula.
La primera había sido dictada por el juez Moro en 2017, por adjudicarle haber recibido en propiedad oculta un apartamento en el balneario de Guarujá, estado de Sao Paulo, por parte de la constructora OAS.

 
Lula negó los cargos y por esta condena pasó 580 días en prisión en la ciudad de Curitiba, hasta que fue liberado en noviembre pasado a raíz de que el Supremo Tribunal Federal (STF) cambió una jurisprudencia de 2016 y resolvió por mayoría que la Constitución asegura que las personas deben ser juzgadas en todas las instancias antes de ir a la cárcel a cumplir la condena.

El STF aún deberá resolver una apelación de Lula sobre una supuesta parcialidad de Moro para anular los procesos llevados adelante por el caso Lava Jato.