Lunes, 26 Octubre 2020

ABREN INVESTIGACIÓN PRELIMINAR A FISCAL ROCÍO SÁNCHEZ

 

Miembro del Equipo Especial “Los cuellos blancos” habría querido evitar un “show mediático” para el excandidato Julio Guzmán

Tras la revelación de un supuesto chat entre la fiscal Rocío Sánchez, del Equipo Especial a cargo del caso “Los cuellos blancos del puerto”, y Carlo Magno Salcedo, dirigente del Partido Morado (PM), la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Ministerio Público (MP) decidió abrir una investigación preliminar.

EL CASO. Panorama dio a conocer una conversación -vía Whatsapp- en la que Salcedo presuntamente consulta a la representante del Ministerio Público por una solicitud de la Fiscalía para conocer la dirección del excandidato presidencial Julio Guzmán. A esto, Rocío Sánchez habría pedido el número de la carpeta fiscal para verificar en el sistema antes de “un show mediático”.

Según el programa periodístico, el dirigente “morado” le preguntó a la fiscal si la solicitud de la dirección “tiene alguna relación con lo que hemos estado coordinando”.

La respuesta que este recibió fue: “No tiene nada que ver”.

En el diálogo también se menciona a la fiscal Lili Romualdo Jaque, miembro del Equipo Especial “Lava Jato”.

Decisión. Al respecto, la Oficina Desconcentrada de Control Interno del MP dispuso abrir una investigación a ambas fiscales, con el objetivo de comprobar la existencia de presuntas faltas disciplinarias en el ejercicio de su función. Ellas tendrán un plazo de cinco días para presentar un informe para aclarar los hechos.

REPRESALIA. Por su parte, Salcedo señaló que “quieren tumbarse la investigación contra “Los cuellos blancos”, en cuya investigación colabora en el extremo de la exclusión del partido por el que candidateaba Guzmán.

La relación de la fiscal Sánchez y Salcedo no es reciente, pues fueron compañeros en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, junto con Fernando Ugaz, abogado de Pablo Morales, aspirante a colaborador eficaz y sindicado como miembro de la mencionada organización criminal.

Según el abogado Andy Carrión, el que una fiscal intente averiguar sobre una carpeta que no tiene a su cargo puede suponer una falta.

“Podría sancionarse administrativamente, ser destacada a otra sede o recibir un llamado de atención”, refirió.