Miércoles, 12 Agosto 2020

EN LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES SIEMPRE HAY CORRUPTOS, SINVERGÜENZAS, LOBISTAS. LA OMS ES UNA DE ELLAS

EL DIRECTOR GENERAL DE LA OMS, TEDROS ADHANOM GHEBREYESUS, FUE ACUSADO DE ENCUBRIR EPIDEMIAS DE CÓLERA EN ÁFRICA

El Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue criticado en 2017 por su manejo de las epidemias de cólera en Etiopía y Sudán. Los médicos y profesionales de la salud en ese momento lo acusaron d no clasificar adecuadamente los brotes de la enfermedad para evitar avergonzar a los dos regímenes africanos.

Casi tres años después, Tedros enfrenta acusaciones similares por su respuesta a la nueva pandemia de coronavirus que se originó en China. Él y la OMS han sido objeto de un intenso escrutinio por defender la respuesta del gobierno chino a un brote en la provincia de Wuhan en noviembre de 2019.

Un grupo de médicos estadounidenses criticó a Tedros en septiembre de 2017 acusándolo de no investigar los brotes de cólera en el país africano, vecino de Etiopía. Los líderes sudaneses clasificaron el brote como “diarrea acuosa aguda” en lugar de cólera, que es causada por una bacteria que se encuentra en el agua potable no sanitaria.

La terminología afectó si las organizaciones de salud externas reunirían recursos para combatir un brote de la bacteria mortal.

“Su silencio sobre lo que claramente es una epidemia masiva de cólera en Sudán se vuelve cada vez más censurable”, escribieron los médicos en una carta a Tedros del 11 de septiembre de 2017.

“La inevitable historia que se escribirá sobre esta epidemia seguramente lo arrojará a una luz implacable”, también escribieron, agregando que Tedros fue “totalmente cómplice del terrible sufrimiento y muerte que continúa extendiéndose”.

Meses antes, Lawrence Gostin, director del Instituto O’Neill para la Ley de Salud Nacional y Global de la Universidad de Georgetown, había presionado contra Tedros para que se hiciera cargo de la OMS debido a su manejo de los brotes de cólera en Etiopía en 2006, 2009 y 2011.

Tedros se desempeñó como Ministro de Salud de Etiopía de 2005 a 2012, cuando asumió el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores de esa nación del este de África.

“Dr. Tedros es un funcionario de salud pública compasivo y altamente competente”, dijo Gostin a The New York Times. “Pero tenía el deber de decir la verdad al poder e identificar honestamente, así como informar de los brotes de cólera verificados durante un período prolongado”.

Tedros insistió en The New York Times que los brotes etíopes eran “diarrea acuosa aguda” y que era difícil detectar el cólera. Durante mucho tiempo ha desestimado las acusaciones de cólera como una campaña de desprestigio emprendida por sus rivales políticos.

Mientras tanto, Henry Thayer, profesor de la Universidad de Texas-San Antonio, y Lianchao Han, vicepresidente de Citizens Power initiatives for China, acusaron a Tedros de hacer la vista gorda ante la culpabilidad de China en la actual pandemia de coronavirus.

Ellos escribieron en un artículo de opinión en marzo pasado para The Hill, que tanto el presidente Xi y Tedros deben “ser responsables por la gestión imprudente en esta mortal pandemia de coronavirus”.

Tedros, de 55 años, elogió el cierre casi total de la provincia de Wuhan como “un nuevo estándar para la respuesta al brote”.

El 14 de enero, la OMS tuiteó que no había evidencia de la transmisión de coronavirus de persona a persona. Al menos 360,000 personas en todo el mundo han dado positivo por coronavirus, que según los CDC ahora se transmite principalmente a través del contacto de persona a persona. Más de 116,000 han muerto

El Sunday Times, un periódico británico, informó que los funcionarios chinos obligaron a los científicos a destruir muestras del virus al comienzo del brote. El gobierno también castigó a los médicos que advirtieron sobre el brote emergente.

La inacción de China ha repercutido en todo el mundo, según un estudio de la Universidad de Southampton.

“Si la reacción del gobierno chino se hubiese producido una semana, dos semanas o tres semanas antes, los casos podrían haberse reducido en un 66 por ciento, 86 por ciento y 95 por ciento respectivamente, lo que limita significativamente la propagación geográfica de la enfermedad”, escribió Southampton.

Si bien Tedros ha elogiado a China, no ha criticado al gobierno de ese país por propaganda que culpa a Estados Unidos y otros países de ser los verdaderos puntos de origen del coronavirus.