Lunes, 21 Septiembre 2020

HAY QUE CAMBIAR DE GIRO, MINISTRA DEBE IRSE Y PRESIDENTE DEBE DEJAR DE BURLARSE DEL PAÍS NOMBRANDO EMBAJADORES A MINISTROS MEDIOCRES

 
Si el presidente Martín Vizcarra ha fracasado en el martillazo para aplanar la curva creciente del coronavirus, en la meseta que prometió para poner fin a la pandemia y en la cuarentena más draconiana del planeta, la ministra de Economía, María Antonieta Alva, no está lejos de ese mismo derrotero porque protagoniza, a decir de la oposición, el mayor fracaso económico en el mundo, tal como se puede constatar en el desolador cuadro de la economía peruana.

Y es que el país vive una grave encrucijada, según analistas y estudiosos. Ante el desempleo masivo de unos seis millones de peruanos y el ingreso a la depresión económica no hay otra salida que escoger entre la continuidad de la actual política contracíclica del Gobierno, que podrá servir para tiempos de recesión, pero no para una depresión puesta en evidencia no solo por el shock de oferta sino de demanda.